¡6 consejos para crear un huerto en casa!

Irene M. Tutor Irene M. Tutor
Google+
Loading admin actions …

Imagínate el placer de cocinar en casa pudiendo coger los ingredientes desde la ventana ¿hay algo más natural? Si hasta el momento no había surgido esta idea en tu cabeza, te damos la respuesta: tu propio huerto en casa. 

Disfruta del placer de cultivar tus ingredientes preferidos para poder añadirlos a tus recetas recién sacados de la tierra. Lo cierto es que en los últimos años se ha vuelto una tendencia cada vez más habitual y son muchas las personas que dedican un espacio en sus patios y terrazas o en el alféizar de su ventana para cultivar todo tipo de frutas, verduras, hortalizas o plantas aromáticas.

¿Te atrae la idea? Pues continúa leyendo este fantástico libro de ideas porque desde homify te damos todas las claves para que crees tu propio huerto, incluso en el espacio más reducido.

Planifica el espacio de tu huerto

Antes de ponerte a la tarea de cultivar la tierra es importante calcular de cuánto espacio disponemos para nuestro pequeño huerto y dónde cultivaremos nuestras verduras y hortalizas, dado que para que el desarrollo de las plantas sea el adecuado es fundamental que reciba una importante cantidad de sol. Si para cualquier especie vegetal el sol es fundamental, cuando hablamos de plantas para el consumo, una gran cantidad de luz natural será decisiva para que nuestras verduras reciban todos los nutrientes necesarios.

Antes de establecer tu huerta en el lugar escogido, asegúrate de orientarla hacia el sur para que reciba el máximo número de horas de luz posible. Otro de los factores decisivos es el agua, ya que nuestro huerto necesitará de un riego periódico, por lo que es importante localizar un punto de agua cercano.  Teniendo en cuanta estos requisitos cualquier espacio puede ser perfecto para cultivar nuestro espacio de tierra, una terraza un patio o un pequeño jardín, incluso podemos aprovechar las ventanas y cultivar nuestras plantas en macetas.

¿Cómo diseño mi huerto?

Hoy en día, existen infinidad de tipos y formatos de jardines de plantas aromáticas y huertos urbanos. La forma, tamaño, ubicación, cantidad de plantas y el diseño que escojamos, dependerá de nuestros gustos, es tan sencillo como echarle un poco de creatividad para componer nuestro jardín y asegurarnos de abastecer de luz y agua a nuestras plantas. 

En cualquier caso, siempre es recomendable pararse a pensar en el diseño que buscamos, en función de los recursos con los que contemos, para no dejar demasiado margen a la improvisación. Si queremos plantar plantas aromáticas o vegetales comestibles es preferible situar nuestro huerto cerca de la cocina o en un lugar accesible. 

Las variedades más habituales en la cocina o que impliquen una mayor cantidad de trabajo, como las plantas anuales, es recomendable plantarlas en los bordes para que resulten más accesibles, mientras que las plantas aromáticas, si son de distintas variedades, pueden cultivarse en espiral, sobre todo para los lugares que disponen de poco espacio. Resulta muy estético y práctico. 

Prepara el suelo para el cultivo

Probablemente, una de las cuestiones más importantes para el buen funcionamiento de un huerto sea el suelo en el que está cultivado, es decir, el sustrato. Este debe ser fértil y estar abonado con productos naturales, para poder disfrutar de verduras y hortalizas ecológicas libre de químicos.

El hecho de que una planta pueda desarrollarse en determinadas circunstancias no quiere decir que este sea su entorno idóneo, por tanto no deberíamos conformarnos con que la planta cumpla su ciclo, sino que éste sea óptimo para obtener el mayor rendimiento. 

En esta tarea será muy útil conocer las condiciones de clima de la zona y las posibles incidencias. Las hortalizas, por ejemplo, requieren de un clima cálido o templado, de ahí que se elijan terrenos expuestos al sol, nunca orientados al norte.

Sé más listo que nadie, apuesta por lo vertical

Los huertos verticales siguen un sistema que permite cultivar plantas de todo tipo, desde hortalizas hasta plantas aromáticas, en lugares pequeños donde no se dispone de demasiado espacio para el cultivo. Para ellos empleamos una estructura versátil que sirve de guía.

Este innovador sistema nos permite cultivar en una estructura vertical diversos tipos de plantas adaptándose a cualquier tipo de vivienda o espacio.

Además, al plantar en vertical permitimos que el aire se mueva más libremente alrededor de las hojas, una gran ventaja ya que un ambiente demasiado húmedo y sin ventilación es un caldo de cultivo para muchas plagas. 

Este precioso diseño de girasoles realizado por Anna Paghera s.r.l -Green Design se basa en una estructura tradicional de madera, creando una frondosa pared vegetal.

Apuesta por las aromáticas

Las posibilidades de contar con un huerto en nuestra casa son muy variadas, podemos escoger entre una amplia variedad de frutas, verduras y hortalizas de temporada, pero también por condimentos para nuestras recetas de cocina. De hecho un huerto aromático en nuestra cocina puede ser una fantástica oportunidad de innovar en los fogones.

El mejor sitio donde podemos ubicar nuestro pequeño huerto será junto a una ventana para que reciba toda la luz natural posible y, por supuesto, alejadas de los fogones y del horno o de cualquier otra fuente de calor, ya que las altas temperaturas pueden afectar negativamente a nuestras plantas aromáticas llegando a matarlas.

Puedes escoger entre infinidad de especies, pero desde homify queremos recomendarte aquellas que mejor se adaptan a espacios reducidos; son la salvia, el romero, la albahaca, el tomillo o cebollino, aunque la lista no acaba ahí.

¿Has pensado en qué especies te gustaría plantar?

Por mucho que queramos disfrutar de toda una de variedad de verduras y hortalizas en nuestro huerto para no tener que comprar no una sola vez más, lo cierto es que el trabajo y conocimiento de un huerto lleva su tiempo, por eso te recomendamos que comiences cultivos fáciles que no den demasiados problemas y que te animen a continuar con tu pequeño huerto.

Una manera de seleccionar es haciendo criba, escogiendo entre aquellas especies que no se vean afectadas por plagas complicadas, que puedan cultivarse durante todo el año, que no requieran de demasiados cuidados,… Hay varias especies que cumplen con estos requisitos y que están adaptadas al cultivo en espacios reducidos o macetas, entre podemos encontrar la acelga, la lechuga o el rábano.  

En el caso de la acelga, al igual que con la lechuga, el único requisito es que cuenten con espacio suficiente para sus hojas. Además tanto la lechuga como los rábanos son de cultivo rápido, por lo que en cuestión de cuatro o cinco semanas pueden cosecharse, sin tiempo apenas a que le afecten plagas.

Casas inHAUS의  주택

전문가의 도움이 필요하시면 알려주세요

무료 상담

당신에게 딱 맞는 디자인을 찾아보세요.